Fieltro

El origen del fieltro de lana es milenario, anterior al descubrimiento de tejer fibras y realizar los tejidos.

Su uso y producción ha sido variado, desde vestimenta, alfombras y mantas para el hogar, hasta la construcción de hogares donde vivir y refugiarse de las inclemencias del tiempo.

Algunos pueblos nómadas como los mongoles siguen fabricando sus hogares (yurtas) con el fieltro de la lana de sus ovejas.

El fieltro de lana es un textil no tejido y se caracteriza porque sus fibras dispuestas en capas alternas, combinando los dos sentidos, tienen la capacidad de enredarse por la acción de la humedad y fricción. El fieltro puede ser más o menos duro dependiendo de la compactación que se haya realizado. Esta compactación puede realizarse de varias maneras: golpeando, sometiendo a la lana a procesos alternos de agua caliente y fría lo que provoca un encogimiento y por lo tanto mayor dureza.

Un examen al  microscopio muestra que la superficie de las fibras están cubiertas de pequeñas escamas. Estas escamas posibilitan que  las fibras de lana se enreden y queden enganchadas unas a otras en el proceso del fieltrado, resultando un textil fuerte, duro y resistente. Dependiendo del grado de dureza que alcancemos en el proceso obtendremos un textil impermeable, es decir, será resistente a la penetración del agua. 

Existen dos técnicas para la realización del fieltro:

-Húmedo: con agua y jabón

-Seco: con agujas especiales. La introducción de esta técnica es reciente. Posibilita realizar trabajos muy delicados y con mucho detalle.

Con el fieltro artesanal de lana se pueden crear paños para vestimenta y objetos variados de uso utilitario y decorativo.

La imaginación no tiene límites con esta materia prima y ha originado multitud de variantes combinado técnicas de reservas y atados, generando volúmenes escultóricos.

Las variedades de lanas dependiendo de las razas de ovejas imprimen en los objetos y obras realizadas sus características. Ésto unido a las técnicas elegidas hace posible una infinitud de acabados, apariencias, de durezas, de suavidades, de asperezas y texturas inigualables.



  • aplicación de agua jabonosa sobre la lana
    aplicación de agua jabonosa sobre la lana
  • aplicación de jabón
    aplicación de jabón
  • homogeneizar la lana húmeda
    homogeneizar la lana húmeda
  • enrollar la lana sobre un tubo
    enrollar la lana sobre un tubo
  • rolar repetidas veces el tubo con la lana
    rolar repetidas veces el tubo con la lana
  • golpear la lana para compactar
    golpear la lana para compactar
  • amasar a mano la lana compactada
    amasar a mano la lana compactada
  • aclarar para eliminar el jabón
    aclarar para eliminar el jabón

Proceso de fieltro en lana de una muestra en 3D con reservas


1- Materiales: lana merina mechada de varios colores, canicas y bolas para las reservas, hilo para los amarres.
2- Primera capa de lana
3- Segunda capa de lana, en sentido contrario a la anterior.
4- Tercera capa de lana, en sentido contrario a la anterior.
5- Comienzo a colocar la cuarta capa de lana, en sentido contrario a la anterior.
6- Cuarta capa de lana.
7- Amarre de las reservas (bolas y canicas). Anteriormente se ha preafieltrado la lana, es decir, se ha parado el proceso de fieltrado para poder seguir más adelante con las reservas aplicadas. El proceso de preafieltrado es igual que el que muestro en el ejemplo de la izquierda (carrusel de imágenes)
8- Reverso de la muestra.
9- Muestra fieltrada con los amarres.
10- Apertura, eliminación de las reservas.
11- Finalizado el proceso.
12- Detalle.

Realización básica de fieltro mediante técnica en húmedo