Guta

Originalmente la guta es una gomorresina que contiene un coágulo de látex lechoso y procede del árbol tropical palaquium, un árbol cultivado en plantaciones de Malasia, Bormeo y Sumatra.

La aplicación de guta sobre las sedas y lanas finas produce un efecto barrera, evitando que el tinte se expanda sobre la superficie del textil libremente, delimitando así cada plano de color.
Existen diferentes tipos de gutas que ofrece el mercado: al agua y al disolvente.
Las gutas pueden ser transparentes, negras y metalizadas con una gran  variedad de colores (oro, plata, verdes, naranjas, etc.)
Dentro de las gutas también están aquellas que se fijan y  permanecen, aportando un valor estético al diseño en el caso de que tengan color y aquellas (transparentes) que no se fijan y desaparecen con el efecto del lavado final.

La elección de la guta  estará en función del diseño que queramos realizar. 


Un ejemplo de trabajo con guta de color negro sobre una etamina de lana.
1- Aplicación de guta negra realizando el dibujo sobre el textil.
2- Iniciación de la aplicación del tinte en el cabello.
3- Continuación de la aplicación de los tintes en cada plano cromático.