yolanda3png

Seducida en un primer momento por la seda.

Materia prima de suave tacto, por su variedad y por su complejidad a la hora de ser trabajada.
¡Con tan atractivos resultados!

 


La lana llegó más tarde.
Llegó por su calidez, con la técnica del fieltrado en húmedo, descubriendo un mundo tridimensional amasado con las manos.

Tan directo, sintiendo cada fibra y forma en el proceso de trabajo, en el proceso de crear.

Las dos materias muy ligadas al tacto y contacto con la piel.
La piel que recubre todo nuestro cuerpo y que es intermediaria y límite entre lo más íntimo de nosotros y el exterior.
Piel, materia porosa de doble sentido, conectando el exterior que nos rodea con nuestro interior.

Nuestro interior tan vulnerable al exterior